El diseño valenciano coprotagoniza ‘Bravos’, de Juli Capella

El  arquitecto, diseñador y agitador cultural Juli Capella recoge en su libro ‘Bravos. Diseño español de vanguardia’ diferentes piezas de la horneada de diseñadores españoles nacidos a partir de 1960. Entre éstos se encuentran nombres con acento valenciano como Nacho Carbonell, Luis Eslava, Héctor Serrano y el colectivo Cul de Sac.

Todos tienen en común haber recibido una excelente formación, un deseo constante por experimentar y tener un sello muy característico en todos sus trabajos, en ocasiones aderezado por un toque de humor -véase el caso de Luis Eslava y su diseño más kitsch, un USB con forma de virgen en cuya corona se lee  ‘Oh, María, mantén a salvo mis archivos’-. A su vez, muchos de ellos desarrollan su trabajo con un pie dentro de España y el otro fuera de nuestras fronteras.

De sobra es conocido el botijo en forma de botella diseñado por Héctor Serrano, todo un clásico valenciano que desde su estudio en Londres va dejando su firma en marcas como Gandía Blasco, Roca Barcelona Gallery, La Casa Encendida (Obra Social CajaMadrid) y Metalarte, entre otras.

Juli Capella también se hace eco del interés de esta nueva ola de diseñadores por lo ecológico y los terrenos colindantes entre el arte y lo utilitario. Un ejemplo es Pussy Lawn, la silla diseñada por Luis Eslava en la que mediante fibra de coco y semillas y otros elementos compactados con látex, introduce la naturaleza dentro del paisaje doméstico. Además, si se riega, sale la hierba.

Nacho Carbonell es, quizás, el menos convencional ya que, habitualmente trabaja a caballo entre una iglesia abandonada y su taller de Eindhoven (Holanda). Sus diseños saltaron a la fama cuando el pasado año su colección ‘Evolutions 08/09’ fue adquirida por el actor Bard Pitt en la feria Art Basel, un mérito verdaderamente merecido y que es reconocido por numerosos premios como el Designer of the Future, Design Miami Basel – Switzerland, 2009.

Por su parte, Capella tampoco se olvida de Alberto Martínez y Pepe García, que desde se juntaron para formar Cul de Sac no han parado de aportar frescura y reciclaje a marcas tan clásicas y consolidadas Tiffany, Lladró, Swarovski y Aston Martin.

A todos ellos se suman otros grandes representantes del diseño español -hasta 21- como el vitoriano Martín Azúa, la asturiana Patricia Urquiola o el catalán Martín Guixé.

………
+info: elcorreo.com

Deja un comentario

El e-mail no será publicado.
Campos requeridos *

*
*