Marisa Gallén: «Hemos de hacer algo para solucionar el caos visual de nuestras ciudades»

Marisa Gallén es hasta la fecha la única mujer que ha presidido ADCV. En 1998 empezó su labor de la mano de Vicente Blasco que fue su predecesor. Con la esperanza de una nueva presidenta antes de 25 años, vemos sus reflexiones de como ve la asociación ‘más valorada de España’.

Diseño es…
Una profesión que trata de sugerir nuevas y mejores posibilidades de habitar este mundo… y el mundo que tenemos está en crisis. Es fundamental que repensemos la profesión, ya no tiene sentido fabricar productos que no tienen en  cuenta la escasez de recursos. Podemos contribuir a cambiar la cultura del consumo por la cultura del equilibrio, de la solidaridad… pues hagámoslo.

¿Cuántos socios había cuando fuiste presidente?
Recuerdo la cifra de 160 socios, pero no sé si fue al principio, durante o al final.

¿Cómo ves la asociación ahora en relación a como estaba cuando eras presidente?
La veo estupenda, dinámica, ha conseguido dar más visibilidad y mayor reconocimiento social a la profesión.

¿Cuál crees que es el objetivo de los próximos 25 años?
Creo que las distintas disciplinas del diseño (gráfico, producto, interiorismo y moda) deberían agruparse con el objetivo de unir esfuerzos, tal como se intentó con la creación del Consell de Disseny. ¡Todos a una! como en Fuenteovejuna.

Si pudieras ¿qué les dirías a los políticos ahora que no pudiste decirles en su momento?
Pues que hemos de hacer algo para solucionar el caos visual de nuestras ciudades. Sé que la solución es difícil pero los profesionales del diseño, en colaboración con nuestros administradores locales, deberíamos ser capaces de crear un entorno urbano en el que la promoción comercial pudiera convivir con los valores patrimoniales y culturales de la ciudad.

Puedes decir en una frase ¿por qué hay que asociarse a la ADCV?
La ADCV es una de las instituciones de diseño mejor valoradas de España. Con la organización de la VDW ha demostrado una gran vitalidad en su labor de difusión del diseño valenciano. Y, aunque sea una obviedad, quiero recordar que asociarse aporta ventajas que individualmente no se pueden conseguir, que la historia de la humanidad es una historia del éxito asociativo. Los medios para la promoción de la profesión y la fuerza frente a los interlocutores empresariales y políticos aumenta ¿Alguien pone esto en duda?

Deja un comentario

El e-mail no será publicado.
Campos requeridos *

*
*